La Educación que tu perro Necesita

Examinaremos los distintos tipos de reforzadores que se pueden utilizar en el marco del entrenamiento con clicker, el aprendizaje temprano, las conductas instintivas y cómo diseñar pautas para la vida cotidiana. Te ayudará a cuestionarte tu concepción de las recompensas y también a conseguir niveles de efectividad excepcionales en el entrenamiento. En definitiva, te proporcionará un entendimiento más profundo de la conducta de tu perro.

Adquiere las habilidades esenciales: el uso apropiado de las recompensas, cómo poner conductas bajo señal, cómo y por qué funciona el clicker, así como los fundamentos del moldeado libre. Disfruta fragmentando las conductas en pequeños y fáciles segmentos. Desarrollando tu destreza para moldear conductas. A través de este método de enseñanza, precisa y creativa, tu perro aprenderá conductas con un altísimo nivel de fiabilidad mientras ambos os divertís.

Los resultados con este adiestramiento se obtienen de una manera muy rápida y confiable, haciendo que el animal relacione por sí mismo los ejercicios y lo que el adiestrador espera de él, lo que fortalece el vínculo entre ellos.

También existe el refuerzo negativo, que consiste en retirar un estímulo molesto o desagradable cuando el animal lleva a cabo una conducta adecuada. Esta técnica no es recomendable ya que se pueden producir comportamientos no deseados o perjudiciales en el perro.

El uso del castigo es una acción desagradable para el animal y puede llegar a destruir el vínculo entre el adiestrador y el perro ya que aumenta sus niveles de estrés y ansiedad.

No obstante, el castigo puede implicar sólo la retirada de un estímulo agradable, lo que denomina castigo negativo, para el animal  como consecuencia de una conducta inadecuada o no deseada. Esta técnica combinada con el refuerzo positivo presenta resultados beneficiosos para las mascotas. Por ejemplo, si el perro hace una acción que no es aceptable por el dueño no se le entrega su juguete.

También existe el castigo positivo, donde el adiestrador aplica un castigo, en forma de golpe o tirón de correa, con la intención de evitar que el perro repita una conducta que ha realizado. Esta técnica no debe de realizarse sin formación previa ya que puede ser contraproducente para ambas partes.

Aunque no la recomendamos en ningún caso.

Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

 

Sebastian Gónzalez

610 792 224

info@adiestramientocaninobdn.com

 

11 + 14 =