El castigo, ¿No es recomendable?

 

El uso del castigo es una acción desagradable para el animal y puede llegar a destruir el vínculo entre el adiestrador y el perro ya que siembra la desconfianza y aumenta los niveles de estrés y ansiedad.

No obstante, el castigo puede implicar sólo la retirada de un estímulo agradable, lo que denomina castigo negativo para el animal, como consecuencia de una conducta inadecuada o no deseada. Esta técnica combinada con el refuerzo positivo presenta resultados beneficiosos para las mascotas. Por ejemplo, si el perro hace una acción que no es la requerida por el dueño no se le entrega su juguete.

También existe lo que se denomina castigo positivo, donde el adiestrador aplica un castigo, en forma de golpe o tirón de correa, con la intención de evitar que el perro repita una conducta que ha realizado. Esta técnica es muy común en el adiestramiento tradicional, pero presenta grandes problemas colaterales.

Si necesitas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros

 

Sebastian Gónzalez

610 792 224

info@adiestramientocaninobdn.com

 

11 + 15 =